emprender sin dinero

4 formas de emprender cuando no tienes dinero

¿Estás pensando en emprender y tu mayor limitante es que no tienes dinero? Con el fin de ayudarte a hallar una solución efectiva a esta situación, te enseñaré algunas formas de conseguir el dinero que necesitas para iniciar tu proyecto. 

De sobra sabes que para emprender, necesitas dinero, y el no tenerlo, se convierte en una de tus mayores restricciones, pues es obvio que tanto el factor económico, como el tiempo y otros recursos hacen parte importante del proceso para ser emprendedor y alcanzar el éxito. 

Sin embargo, hay algo que no debes olvidar, y es que no todos los emprendimientos requieren de una inversión previa. Pensando en esto, te quiero contar sobre una primera idea de negocio para la que no necesitas capital inicial: 

 

1- Define para qué eres bueno

Cuando yo decidí emprender, lo único que tenía era una idea: vender servicios de publicidad a través de internet. 

Para promocionar mi negocio me fui puerta a puerta ofreciendo mis servicios, y como puedes darte cuenta no necesitaba de una inversión económica para poder iniciar, necesitaba de tiempo y ganas de sacar adelante la idea que hasta ahora tenía en mi cabeza. 

Esto nos demuestra que solo una idea basta para empezar y es aquí donde puedes preguntarte: ¿en qué soy bueno? Si tu fuerte es hacer contabilidad, escribir o corregir textos o asesorar, piensa en trasladar esta idea a un servicio que puedas ofrecer puerta a puerta a personas (o empresas) que puedan necesitarlo. 

Con el dinero que ganes desarrollando este tipo de actividades tienes dos opciones: lo utilizas para invertir en el emprendimiento que siempre has soñado y lo inicias con un capital realmente tuyo, o si tu sueño es hacer lo que haces, puedes empezar a ver ganancias por la labor desarrollada. ¿Cuál es tu caso?

2 – Invita a tus amigos y familia

Otra forma, que ha sido utilizada por varios emprendedores a lo largo de los años para iniciar su proyecto, ha sido buscar el apoyo de amigos y familiares. ¿De qué manera? Véndeles tu idea, cónvecelos hasta el punto de lograr que inviertan en ti y en lo bueno que eres. 

En este punto, hay algo que debes tener en cuenta, y es que no se trata únicamente de la confianza. De ir y decirles que tienes una idea y que necesitas su dinero, debes llegar con proyecciones, con claridad de en qué vas a invertir, de las posibles utilidades y del tiempo estimado en que el negocio empezará a funcionar. 

No olvides que así tus inversionistas sean tu familia o tus amigos, debes separar ambas relaciones entre sí, pues de esta manera evitarás problemas en el mediano plazo. Mi principal recomendación en este punto, es que seas lo suficientemente claro con las personas (deja evidencias de todo), no omitas información (haz reuniones constantes) y haz que tu principal premisa sea la transparencia. 

 

3 – Participa en programas de aceleración y preaceleración 

Otra posibilidad que no debes descartar es hacer parte de los programas de aceleración o preaceleración, en ellos te ofrecen dineros semilla o  capital inicial para que inicies tu emprendimiento. 

En Colombia cuentas con opciones como el SENA, con su Fondo Emprender, que si bien no te brindan el dinero que puedes necesitar, sí te ayudan a formar tu idea de negocio de una forma más realista y competitiva. De tal forma que al presentar tu idea a un inversionista tengas más oportunidades de que te den el sí. 

Este tipo de espacios te permiten darle un valor a tu emprendimiento, conocer la inversión que necesitas, aprender cómo venderlo y ser más competitivo dentro del mercado. En estas aceleradoras, debes tener en cuenta que las personas que te dan dinero o que compran tu idea lo hacen a cambio de una participación en tu negocio. 

Uno de los beneficios con los que cuentas, es que tendrás la ayuda de mentores o expertos que tienen mucha experiencia en emprendimiento, mercadeo y administración de empresas que te vana  brindar una asesoría realmente valiosa. 

 

4 – Busca un socio capitalista 

Si bien esta idea puede ser muy similar a la idea anterior,  conseguir un inversionista mayoritario resulta muy pertinente en casos donde definitivamente no tienes dinero para empezar con tu negocio. 

En estos casos, hablarías de un canje, él te brinda ese impulso inicial y tú lo haces partícipe de tu negocio y le das un porcentaje de propiedad dentro del mismo, con el fin de que recupere con utilidades, el dinero inyectado. 

Recuerda que sin importar en que estado se encuentre tu emprendimiento (concepción de una idea, ejecución, ventas o cualquier otra) puedes pedir una asesoría en la que, de forma más personalizada, te ayudaré a organizar tu idea de tan forma que sea rentable en el mercado. 

Agenda una asesoría personalizada para tu emprendimiento 

Con estas 4 ideas puedes darle un giro a tu idea de no emprender porque no tienes dinero. Si aún sigues pensando que el dinero es imposible de conseguir, debes cambiar la forma en la que lo dices, empieza a preguntarte cuáles otras herramientas puedes usar y así hallarás más pronto una solución.

Líberate de los no puedo y empieza a pensar en cómo lo puedes hacer. 

Dejar un comentario

Ir arriba